El e-commerce y la economía en Colombia

El e-commerce y la economía en Colombia

El proceso de la globalización ha permitido el avance en todas las áreas de las relaciones humanas. Una de las más importantes y que se ha visto afectada directamente es la economía. Si bien existen muchas variables que pueden llegar a afectarle, esta se ha beneficiado con el desarrollo de nuevas tecnologías y la eliminación de las barreras físicas gracias al internet.

Uno de los eslabones más importantes dentro de las relaciones económicas en la era digital, ha sido el surgimiento del comercio electrónico o e-commerce, el cual según el Ministerio de las Tecnologías de la Información y Comunicación de Colombia (MinTic), consiste en la compra y venta de productos o de servicios a través de medios electrónicos, tales como Internet y otras redes informáticas.

Con el auge de los dispositivos móviles y el aumento del número de personas que se conectan a internet, todo tipo de empresas, desde la micro hasta las grandes tienen la posibilidad de conectarse con millones de clientes con un solo clic, esto ha favorecido el aumento de las ventas. Así mismo, las personas han visto esta transformación digital como una oportunidad para emprender ya que el e-commerce no tiene barreras ni fronteras.

Es importante mencionar que el e-commerce, es diferente a la presencia en internet. Muchas empresas ya cuentan con un sitio web institucional, pero algunas desconocen el marketing digital, de hecho, muchas demuestran resistencia a brindar información detallada de los productos y/o servicios ya que su objetivo es inducir a los clientes a realizar un contacto B2C (Business To Customer) como las llamadas telefónicas o la visita presencial. Sin embargo, si no se realiza una transacción en línea, es decir, el cierre de la operación comercial, no es posible hablar de comercio electrónico. En la región, Colombia se encuentra en el tercer lugar de sofisticación después de Brasil y Argentina, en cuanto volumen ocupa el cuarto después de Brasil, México y Argentina. Se puede ver que los diferentes sectores económicos del país le apuestan cada vez más a los nuevos canales de interacción con los clientes. Las industrias más fuertes son turismo (aerolíneas y hoteles), moda (ropa y calzado) y tecnología. Pero donde se puede ver un gran crecimiento es en la de alimentos (mercado y domicilios) y venta B2B (productos industriales y agrícolas). 

En nuestro país, el e-commerce ha enfrentado diferentes obstáculos que ha logrado superar para consolidarse y ser un fuerte canal económico. La baja penetración de las tarjetas de crédito y la desconfianza e inseguridad en las transacciones generaron que solamente 25% de los ciudadanos aún no utilizara ningún medio de pago digital, esto se vio reflejado en el informe “Tendencias en medio de pago de 2018” del Minsait, pero con el fin de responder a las necesidades de los usuarios, las empresas implementaron los pagos contra entrega con lo que los niveles de fraude se encuentran en el 1%.

Los expertos en economía señalan que si bien existe la necesidad que nuevos actores del comercio electrónico produzcan e inviertan en el canal, este ha servido para que pequeñas empresas con pocos años de creación, compitan hombro a hombro con grandes empresas tradicionales impulsando un crecimiento económico, lo que demuestra un cambio en el consumidor colombiano que no tiene marcha atrás.

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.